domingo, 6 de febrero de 2011

pasto verde

Volvió el verano señores! al fin...
el lago es un espejo, ni una brisa, divino.
El techo de la casa no suena y los árboles no amenazan.
Hoy sepulté el último resabio de "la obra" (lo que fue mi casa durante un año y medio antes de mudarnos mientras estuvo en construcción)
Con una camionada de tierra desparramada sobre un gran montículo de escombros, hoy a la tarde sembramos pasto y tréboles, Guille con Gai en brazos. Divino.
Ahora lo regamos seguido para tener pastito en unos días nada mas, aparte con los días que se esperan... de sol, vamos a tener buenas noticias.
Hace mucho que qeríamos terminar eso en casa, y realizar cosas que quiero hacer, me pone muy feliz.
Mañana también va a estar lindo y nos toca family day, los tres, brunch a la mañana, jardín, siempre algo que quiero que Guille haga, (pobre, su único día lindo...) y mas tarde probablemente alguna comidita con amigos.
Pese a que esta es la época del año en la que más trabajo tenemos, los días así me recuerdan que casi todos los demas están de vacaciones y trato de pasarla bien y disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario